EL SANTIAGO

Esta celebración se realiza en otros pueblos del Perú, pero el valle del Mantaro es el que le brinda mayor realce al “señalacuy”, o la marcación del ganado.
La fiesta empieza el 24  en la noche. Los diferentes poblados de Huancayo se alistan desde temprano para cuando el reloj marque las 12 a.m. todo esté listo para celebrar con bombardas y buen licor el día de Santiago  y el cumpleaños de los animales.
Al día siguiente, el ganado será adornado con vistosos aretes, coloridas cintas y gracioso adornos que representas las bendiciones que el apostol Santiago brinda a la comunidad. Abundancia y fertilidad. Pero, no solo estas cualidades son brindadas a los animales, encargados de colocar las señales al ganado son hombres y mujeres solteras. Vaca, para el macho; toro, para la hembra. Los niños que nazcan a los nueve meses de este rito llevarán el nombre de Santiago, el santo español.

Especialistas cuentan que estas costumbres datan de tiempos primitivos, donde las sociedades andinas para identificar a sus ayllus adornaban a sus llamas con “achalas”. Otros piensan que es una ceremonia de cortejo para los próximos matrimonios.

Por dos días la ciudad de Huancayo les brinda completa diversión. En la noche de víspera, los wuapeos de las mujeres al danzar dan un ambiente festivo y fertil. Mientras, a un extremo de la plaza, la pachamanca y el caldo de patasca se alistan para las posibles fatigas. Cuando las bandas tocan los huaylash y el popular Santiago, “la ciudad incontrastable” vibra. Animales y pobladores se unen para rendir culto a los a los Apus y al patrón Santiago que un año más les ha brindado abundancia.

LA PACHAMANCA

La pachamanca es un plato típico del Perú, elaborado por la cocción, al calor de piedras precalentadas, de carnes de vaca, de cerdo, pollo y cuy previamente aderezados con ingredientes como chincho (el principal), huacatay, ají, comino, pimiento y otras especias, asimismo de productos originales andinos adicionales, como papas, camote, choclo, haba en vainas y eventualmente, yuca. Más allá de una comida o de un ágape, es un rito comunitario en el Ande y en la ciudades con vecinos andinos.1

El término «pachamanca» proviene de las voces quechuas pacha, «tierra» y manka, «olla»; por lo que su significado sería «olla de tierra»; pero cabe precisar que en lengua aimara el término manca o mankha significa «comida» por lo que un significado alternativo también es «comida de la tierra».1

Este plato especial de la gastronomía del Perú, existente desde la época del arcaico tardío en el Valle Fortaleza la preparación masiva en los milenarios Vichamas Raymis de Paramonga (Caballete y Huaricanga) de cinco mil años de antiguedad y continuo con el Imperio inca ha ido evolucionando y su consumo se ha expandido a lo largo del territorio peruano, introduciéndose variaciones en el procedimiento técnico de elaboración, mas no en sus ingredientes ni en su cocción.

Actualmente este plato también es preparado en olla y en ese caso recibe el nombre de «pachamanca a la olla».

La pachamanca se asocia con la «huatia» de las regiones de Ayacucho y Huancavelica, con el «copús» de la región Piura y el «curanto» de Chile.

Estas imágenes nos muestran como los familiares sacan la pachamanca de la tierra, pero lo más importante es que lo realizan con alegría y entusiasmo al sacar la papa, las habitas, etc., y lo mejor que pueden hacer es que cuando saborean cada producto de la sierra, quieren probar más de este plato.

Me hace recordar a los cumpleaños que celebrábamos en casa, pues con Pachamanca real, todo un día de jornada y trabajo en equipo.

Mmm… Cuando escucho la palabra “Pachamanca´´ me viene a la mente la humita, las habitas, la papa huairo y sobre todo la carne de carnero, de pollo o de cerdito. Este es un plato típico de la sierra, siendo lo que va en la pachamanca, son productos que se producen aquí en la sierra. A parte de todo esto, la pachamanca es una costumbre ya que cuando hay festividades o celebración de algo muy especial se realiza este plato típico, porque lo realizan en familias apoyándose unos a otros.

Aime Lopez Tantavilca